banear

jueves, 9 de diciembre de 2010

Selaginella denticulata, el helecho musgo

Los helechos del género Selaginella, junto con los Lycopodium e Isoetes, son las plantas vasculares más primitivas y antiguas que existen en la actualidad sobre la Tierra, pues aparecieron unos 150 millones de años antes que los dinosaurios, en pleno período Carbonífero. Sus antepasados evolutivos, las Lycophytas, llegaron a alcanzar el tamaño de grandes árboles con tronco y ramas leñosas cubiertas de hojas hasta la base del tallo. Vivían sobre suelos  pantanosos costeros en un clima  tropical, lo que les facilitaba su reproducción por esporas. Los restos de estas extraordinarias plantas se transformaron en nuestros mayores depósitos de carbón.

Selaginella denticulata brotando vigorosamente en febrero sobre el sustrato retenido entre varias piedras de una pared de bancal orientada hacia el norte a la sombra de unas encinas.

La Selaginella denticulata tiene el aspecto de un musgo tapizante con tallos aplanados dorsoventralmente, rastreros, que llevan cuatro filas de hojas ovadas de borde denticulado de distinto tamaño según su posición: las dos filas más laterales son mayores que las dorsales. Tiene tallos estériles y tallos fértiles con esporangios llamados estróbilos. Su genoma cuenta con 18 cromosomas.

Su crecimiento reptante y tapizante le permite vivir y colonizar muchos hábitats, con la condición de que sean frescos y sombreados, aunque con bastante luz, evitando el sol directo: superficies y grietas de rocas y piedras, como epifita sobre troncos y ramas de árboles viejos con corteza rugosa y un poco de sustrato, en forma cespitosa cubriendo suelos permanentemente húmedos, etc.. Junto con los líquenes, las hepáticas y los musgos verdaderos con los que comparte el mismo hábitat, va formando sustrato vegetal por descomposición de las capas más viejas y yuxtaposición de una nueva cada año, que crece sobre la capa descompuesta del año anterior.

Brotes tiernos de Selaginella denticulata reptando sobre la superficie de una roca muy húmeda y sombreada en octubre. Varios de los brotes, en general los más vigorosos y erectos, son fértiles y reciben el nombre de estróbilos, que significa brote con esporangios. Las dos fotos anteriores están hechas en el Valle de Sóller de la Isla de Mallorca.

Selaginella denticulata tapizando una roca rezumante de la Isla de Madeira en mayo. Esta especie está distribuida por todo el Mediterráneo y la Macaronesia, excepto el Archipiélago de Cabo verde.

Las hojitas de los brotes estériles, como el de la izquierda, reciben el nombre de micrófilos. Las de los estróbilos o brotes fértiles, como el de la derecha, se llaman microsporofilos si rodean un microsporangio con microsporas masculinas y megasporofilos si rodean un megasporangio con megásporas femeninas.

Detalle de los micrófilos, vistos al microscopio a 40 aumentos. Tienen una forma ovada-ahusada.

Pequeñas espinas o dentículos del borde de un micrófilo vistas al microscopio a 100 aumentos. Estas espinas le dan el nombre de "denticulata".

Raíces de Selaginella denticulata, llamadas rizóforos, que le permiten fijarse fuértemente al escaso sustrato sobre el que vive y penetrar entre las grietas de las rocas buscando nutrientes y humedad. Estos rizóforos son muy útiles para propagar la Selaginella, la cual se multiplica facilmente arrancando un brote y sembrándolo en una maceta, por ejemplo, de un bonsai como si de musgo se tratase. (Doble click encima de la foto para ampliarla)

Imagen macro de un estróbilo o brote fértil con los esporangios masculinos rojos o microsporangios en la parte distal y los femeninos amarillos o megasporangios en la parte proximal.

Microsporangios masculinos de un vivo color rojo que contienen micrósporas agrupadas de cuatro en cuatro, es decir, lo que se llama una tétrade. Foto hecha a 40 aumentos.

Diminutas esporas masculinas con su curiosa estructura triangular (triletas). Tienen un vivo color rojo  recien dispersadas, que va cambiando a marrón tierra al oxidarse. Foto hecha a 400 aumentos.

Megasporangios femeninos de un vivo color amarillo limón con tres o cuatro grandes megásporas en su interior. Para poderlos fotografiar tuve que cortar con un bisturí muy fino las hojitas o megasporofilos que los rodeaban. Foto hecha a 40 aumentos.

Megásporas femeninas de Selaginella denticulata vistas al microscopio a 40 aumentos. Son diez veces más grandes que las esporas masculinas o micrósporas.

Una de las megásporas anteriores vista a 400 aumentos, los mismos aumentos que en la foto de las micrósporas masculinas. Es muy llamativa la diferencia en tamaño.

6 comentarios:

  1. demasiado bueno! muy lindas fotos y una graan trabajo, gracias! :)

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo una hace tiempo, y ahora de repente tiene un olor muy desagradable, alguien sabe porque?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marlene:
      Si la tienes en una maceta es posible que la estés regando demasiado, la tierra esté permanentemente encharcada y huela a podrido. Si es ésta la causa, trasplántala a otra maceta con un buen drenaje de grava en el fondo para que se pueda escurrir el agua de riego sobrante y no se encharque.
      Un saludo.

      Eliminar