banear

miércoles, 13 de abril de 2011

Daldinia concentrica, la yesca del hombre de Cheddar

La Daldinia concentrica es un hongo con unos cuerpos fructíferos o carpóforos en forma de bola que crece como saprófito sobre troncos y ramas muertas de diferentes árboles como encinas, eucaliptos, cítricos, fresnos, pinos, castaños, etc... Pertenece a la família de las Xylariaceae. Cuando es joven presenta un color marrón rojizo que al madurar se va oscureciendo hasta adquirir un color negro de azabache. No tiene pie y se fija directamente sobre la madera en descomposición. Se distribuye por Europa y Norteamérica.

Varios ejemplares de Daldinia concentrica sobre un tronco de limonero en distintos estadíos de crecimiento, abajo muy jóvenes y arriba ya completamente maduros, fotografiados en el Valle de Sóller de la Isla de Mallorca.

Visión cercana de las setas de Daldinia concentrica de la foto anterior. Los cuerpos fructíferos o carpóforos suelen medir entre 2 y 7 centímetros de diámetro, aunque a veces pueden llegar a los 12 centímetros.

Los carpóforos de Daldinia concentrica han sido usados como yesca para encender fuego desde tiempos prehistóricos.

El hombre de Cheddar, un fósil humano inglés con una antigüedad de más de 9.000 años, hallado en 1998 en la cueva de Gough en la quebrada de Cheddar, llevaba consigo un par de cuerpos fructíferos de Daldinia concentrica muy secos que le servían para encender fuego con facilidad con una simple chispa de una piedra de pedernal (Silex).

El famoso hombre de los hielos, Ötzi, encontrado congelado en 1991 en los Alpes italianos y al que se le calcula una antiguedad de 5.300 años, también llevaba consigo un cuerpo fructífero de Daldinia concentrica y unas piedras de pedernal para encender fuego.

El mismo carpóforo de Daldinia puede servir para encender fuego muchas veces. Se le echa encima una chispa frotando con fuerza dos piedras de pedernal o silex. La estructura esponjosa muy seca de la Daldinia prende con gran facilidad con un fuego sin llama dificil de apagar. El trozo de carpóforo encendido se echa sobre hierba muy seca, algodón natural como el de la Clematis,  fibras de coco, hojarasca, agujas de pino, cortezas muy secas o cualquier otro material vegetal reseco facil de prender, se sopla encima para obtener una llama y se consigue un fuego en sólo un par de minutos.

Si partimos por la mitad un cuerpo fructífero veremos su característica estructura en capas concéntricas blancas y negras, cada una de las cuales supone una estación de reproducción. Contando el número de capas se puede conocer la edad de cada carpóforo.

Detalle del corte anterior con las capas concéntricas, la última de las cuales está llena de esporas negras que se van dispersando ayudadas por el viento.

Microfotografía a 400 aumentos de las esporas alargadas de Daldinia concentrica medidas en micras.



2 comentarios:

  1. Daldinia concentrica, muy interesante esta entrada, entonces se supone que ese hongo ¿tiene como 13 años?.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Así es Chomp, si tiene 13 anillos se supone que equivalen a 13 años, o sea, 13 temporadas de crecimiento.

    Un saludo

    ResponderEliminar