banear

sábado, 23 de abril de 2011

Plátano de Canarias: un sabroso narcisista triploide

Aunque el título os parezca estrambótico, en realidad define perfectamente a esta hierba gigante. Su nombre científico es Musa acuminata ´Dwarf Cavendish´ y es el resultado de un curioso proceso de reproducción de una planta consigo misma seguida de una mutación enanizante. El delicioso plátano de Canarias es, pues, un autohíbrido enano (Dwarf = enano). 

Platanar en el municipio de Los realejos de Tenerife. Las plataneras están apuntaladas para evitar que el peso del racimo las tumbe. (Doble click encima de la foto para ampliarla)

Su ancestro original fue una platanera silvestre asiática, probablemente de la región indomalaya, la Musa acuminata, con una dotación cromosómica diploide AA normal y unos frutos correosos e incomibles llenos de semillas negras. Una mutación en la célula germinal de una inflorescencia trastornó el proceso de la meiosis (en la que normalmente se divide a la mitad la dotación cromosómica de las células germinales dando lugar a gametos haploides A) y en lugar de meiosis se produjo una mitosis. En genética vegetal este trastorno se llama Apomeiosis, es decir, ausencia de meiosis. Como resultado de esta mutación las flores del racimo de la Musa acuminata mutante produjeron óvulos y polen diploides en lugar de haploides. El azar hizo que una flor femenina se fecundase con el polen producido por una flor masculina o una flor hermafrodita de la misma inflorescencia y el plátano resultante creció lleno de semillas autotetraploides AAAA con dos genomas completos idénticos en su núcleo, o sea, la suma del genoma diploide AA del polen y del genoma diploide AA del óvulo. 

En genética vegetal esta aberración cromosómica es perfectamente viable, aunque suele producir plantas estériles. Muchas plantas cultivadas son poliploides (triploides, tetraploides, hexaploides, etc..), ya que su poliploidía les confiere un gran vigor y producen frutos mucho más grandes y sabrosos. Un ejemplo es el trigo del pan, Triticum aestivum, un hexaploide producto de una hibridación espontánea que tuvo lugar hace unos 2.000 años, cuyos granos son mucho más grandes que los del trigo silvestre. Los fresones y los tomates gigantes son también poliploides.

En genética animal y humana también se producen aberraciones cromosómicas con poliploidías completas, pero los embriones no son viables y mueren produciéndose un aborto espontáneo. Sólo sobreviven a veces las trisomías (Síndrome de Down, Edwars, Patau, Klinefelter, etc...) y las haploidías (Síndrome de Turner) de un sólo cromosoma, pero nunca los poliploides completos.

Interior de un platanar de Los Realejos. La platanera canaria se caracteriza por su pequeño tamaño, un tallo muy grueso en la base y una gran productividad.

Interior de otro platanar en el municipio de Tazacorte en la isla canaria de La Palma.

Tras la producción azarosa de un plátano silvestre lleno de semillas autotetraploides, una de las semillas germinó y su embrión dió lugar a una platanera con cuatro genomas AAAA idénticos. Nuevamente el azar hizo que un nativo descubriera la platanera autotetraploide, cuyos plátanos eran más grandes, con más pulpa y no tenían semillas, por ser estéril. No pudiéndola reproducir por semillas, recurrió a la división de su rizoma y así nació la primera plantación asiática de plataneras o bananeras.

Musa acuminata autotetraploide, abuela genética del plátano de Canarias, cultivada en el Jardín botánico de Funchal en la Isla de Madeira. Es una hierba gigante de unos 4 metros de altura, muy vigorosa como la mayoría de híbridos, con platanitos pequeños sin semillas.

Mismas plataneras autotetraploides anteriores. Los racimos llevan menos plátanos que el cultivar Dwarf Cavendish canario.

La nueva platanera AAAA no producía semillas, pero su polen diploide era viable y fecundó una flor de una Musa acuminata silvestre de un bosque cercano. El resultado de esta retro-hibridación fue un plátano con semillas triploides AAA. (Polen diploide AA x Óvulo haploide A = semillas triploides AAA).

Nuevamente el azar jugó a favor del hombre y una semilla híbrida germinó y dió lugar a una platanera triploide con unos frutos grandes, sabrosos y sin semillas, que maduraban partenocárpicamente sin necesidad de ser fecundados. Acababa de nacer el cultivar Cavendish, el progenitor del plátano de Canarias.

Bellísima imagen de una gran plantación bananera junto al Océano Atlántico en la falda volcánica del municipio de Barlovento en la isla de La Palma.

En las Islas Canarias se construyeron enormes balsas por encima de las plantaciones bananeras para poderlas regar por gravedad sin necesidad de ninguna maquinaria de bombeo. Las plataneras están sembradas en bancales escalonados, siguiendo la orografía de las laderas volcánicas. Cada agricultor posee en propiedad unas horas semanales de agua de riego con su propia tubería conectada a la balsa comunitaria y una llave de paso cerrada con candado para evitar el robo de agua. La maraña de tubos entrecruzados es espectacular. Solamente el acequiero, que los canarios llaman canalero, es capaz de saber a quién pertenece cada tubería y cada candado.

Una mutación espontánea en el meristema germinal de un rizoma de la nueva Musa acuminata ´Cavendish´ dió lugar a una platanera más pequeña, de tallo más grueso, muy productiva, resistente a los inviernos frescos subtropicales, con unos frutos de una gran calidad, la bananera enana Musa acuminata ´Dwarf Cavendish´. Su rusticidad y las excelentes cualidades de sus plátanos favorecieron su cultivo y expansión por todas las zonas subtropicales del mundo, entre ellas las Islas Canarias, donde encontró un clima ideal para su cultivo.

Cabe señalar un dato curioso y sorprendente: las decenas de millones de plataneras canarias son todas hermanas clónicas con un genoma idéntico, surgidas de un único trozo de rizoma cientos de millones de veces subdividido y resembrado.

El rizoma va produciendo hijuelos que van creciendo hasta florecer y fructificar. Una vez los plátanos han madurado, el tallo muere y es sustituido por uno o más hijuelos nuevos. En la foto de un platanar de Tazacorte se puede ver un tallo cortado que ya ha fructificado, un tallo que está fructificando y un pequeño hijuelo que lo sustituirá.

El racimo de la platanera canaria tiene flores de tres tipos. Las primeras 5 a 15 hileras de flores en abrirse son femeninas y estériles muy ricas en néctar y maduran los frutos por partenocarpia sin necesidad de ser fecundadas. Luego se abren varias hileras de flores hermafroditas y finalmente cerca del ápice del racimo se abren las flores masculinas fértiles. Los agricultores bananeros, para evitar debilitar inutilmente la platanera y al mismo tiempo disminuir el enorme peso del racimo, cortan la zona apical con las flores hermafroditas y masculinas y dejan solamente las flores femeninas partenocárpicas.

Flores femeninas partenocárpicas de platanera canaria con su largo y grueso pistilo rodeado por dos tépalos blancos: el superior es más largo que el pistilo y el inferior más corto. Estos pistilos son cortados con un cuchillo especial con la intención de facilitar el engorde del fruto y dar un mejor aspecto a los plátanos a la hora de comercializarlos.

Gran racimo de plátanos de Canarias con el ápice y los estilos florales cortados, a punto de ser recolectado para ser enviado a los mercados del resto de España donde son muy apreciados. Suelen recolectarse cuando todavía no han alcanzado su punto óptimo de maduración. De esta manera se facilita su transporte. Una vez llegan a los mercados y los hogares de sus consumidores finalizan la maduración en pocos días.

Actualmente en las Islas Canarias se cultivan otras variedades adaptadas al clima subtropical, como la Gran Enana y en los últimos años se está experimentando el cultivo de dos selecciones locales llamadas Brier y Gruesa. 

En los países tropicales se cultiva también el llamado plátano macho o de freir, Musa x paradisiaca con múltiples cultivares, que produce grandes plátanos de pulpa dura sin semillas, no aptos para ser consumidos en fresco, pero de excelente sabor si se frien o asan. El plátano macho es un híbrido natural con una dotación genética triploide ABB, es decir, con un genoma de Musa acuminata y dos genomas de Musa balbisiana en el núcleo de sus células.

En climas mediterráneos libres de heladas se cultiva el llamado plátano de jardín, Musa x paradisiaca ´Dwarf Orinoco´, un cultivar mutante capaz de soportar los fríos inviernos de las zonas costeras de la cuenca mediterránea, donde raramente llega a helar. Al igual que el plátano macho, esta platanera también tiene una dotación genética triploide ABB. Es originaria de la cuenca del Río Orinoco en Venezuela, donde surgió por una mutación espontánea.

 
 Musa x paradisiaca "Dwarf Orinoco", en plena floración a mediados de septiembre en un huerto del Valle de Sóller en la Isla de Mallorca. Llaman la atención los grandes sépalos intensamente rojos y abiertos hacia arriba.

 En condiciones óptimas la Musa x paradisiaca ´Dwarf Orinoco´ alcanza los 4 metros de altura. Para soportar los largos, resecos y tórridos veranos del Mediterráneo necesita riegos semanales abundantes. En invierno el frío y el viento queman y deshilachan sus hojas, pero en cuanto suben de nuevo las temperaturas en abril vuelve a brotar hojas nuevas y en pleno verano florece con un pequeño racimo de flores rojas.

 Flores femeninas partenocárpicas de platanera de jardín con su pistilo rodeado de tépalos rojos. No tienen estambres.

Flores hermafroditas de platanera de jardín con cinco estambres y un pistilo. (Fotografía realizada en un jardín del municipio de Sa Pobla en Mallorca)

Flor hermafrodita de Musa x paradisiaca ´Dwarf Orinoco´ con los dos tépalos rojizos que rodean los 5 estambres y el pistilo.

Otra flor hermafrodita de Musa x paradisiaca ´Dwarf Orinoco´ tras caer del racimo. La fotografía está hecha con un sépalo de fondo.
Pequeños, gruesos y sabrosos platanitos de la Musa x paradisiaca ´Dwarf Orinoco´, con una pulpa jugosa y muy dulce.

Y para acabar con buen sabor de boca, aquí tenéis la receta de un delicioso postre fácil de preparar:

Plátanos de Canarias fritos con miel, sésamo y piñones:

Se pone un poco de aceite vegetal o mantequilla en una sartén y se tuestan los piñones. Cuando han cogido un color tostado claro, se añade el sésamo (semillas de la planta Sesamum indicum) y a continuación un par de cucharadas de miel, bajando el fuego al mínimo. Se pelan dos o tres plátanos por persona y se añaden enteros a la sartén encima de los demás ingredientes, a los tres minutos se les da la vuelta y se dejan otros tres minutos, siempre a fuego lento.  Están deliciosos.

11 comentarios:

  1. Esplendido articulo.
    Sabes más sobre canarias que la mayoría de nosotros.
    Y además con una riquísima receta de plátanos canarios, magnifica propaganda gratis.
    Al acequiero nosotros lo llamamos “canalero”, una de las tantas rarezas de nuestro “habla”.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario, Jesús. Viniendo de un canario que tanto ama su tierra, es para mí todo un honor. Voy a hacerte caso y ahora mismo cambiaré el nombre del acequiero.

    Un abrazo: Juan

    ResponderEliminar
  3. DISCULPE ANDOO BUSCANDO IJUELOS DEL PLATANO MAS GRANDE QUE SE ENCUENTRE ME PARECE QUE EL CANARIAS ES GRANDE NO SABRIA DNDE PODRIA COMPRAS LOS IJUELOS.??
    PORFA CONTACTECE CONMIGO, AL CEL 9191431612

    ResponderEliminar
  4. Anónimo, tendrá que contactar con algún vivero de plantas de Canarias. Si busca en google" viveros canarias" le saldrán muchos. Le pueden mandar los hijuelos en un paquete urgente. No le sé decir nada más. ¡Suerte!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartír con los humildes mortales la cantidad de cosas que sabes.
    Carmela

    ResponderEliminar
  6. Hola Joan,

    Gracias por el artículo, ¡y por la receta!

    He estado buscando referencias que demuestren la aparición de 'Cavendish' a partir de un autotetraploide AAAA... pero no estoy encontrando demasiado al respecto (la mayoría, incluso los que apuntan a backcrossing como mecanismo esencial evolutivo en Musa, parecen asumir que fue un gameto diploide fruto de una meiosis mal hecha, + gameto haploide).

    ¿Te sabría mal chivarme en qué fuente debería ir a buscar?

    Moltes gràcies! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, Aina, pero después de más de 4 años de escribir el artículo ya no me acuerdo. De lo que si me acuerdo es de haber consultado mucho en internet, sobretodo, Archivos PDF online.

      Un saludo.

      Eliminar
  7. Genial artículo.
    Desde hace años he tenido curiosidad por saber a qué especie correspondían los plátanos que se venden en la zona de Motril (Granada) y que allí llaman "bananas" o "plátano del país".
    Ahora se que se trata de Musa x paradisiaca 'Dwarf Orinoco'.
    Es curioso porque estos plátanos que tienen una forma muy particular, tirando hacia un balón de rugby, tienen un sabor muy agradable, pero no se encuentran en la Provincia de Granada tierra adentro en la capital.
    Saludos y enhorabuena por el artículo.


    Agroloco

    ResponderEliminar