jueves, 6 de octubre de 2011

Aristolochia bianorii: la belleza en miniatura

La Aristolochia bianorii es uno de los endemismos más bonitos de Mallorca y Menorca. Le gusta vivir entre piedras y rocas calcáreas, tanto en zonas costeras como en las montañas. Es frecuente encontrarla creciendo en las grietas de las rocas donde sus raíces penetran profundamente en busca de la humedad retenida al fondo de la grieta. Sus tallos poco ramificados de hasta 50 centímetros suelen crecer postrados y desparramados, pero si encuentran un pequeño arbusto no dudan en trepar sobre sus ramas. Florece durante los meses de invierno y primavera. Pertenece a la família de las Aristolochiaceae y su genoma contiene 6 pares de cromosomas ( 2n = 12 )

Sus hojitas como pequeños corazones raramente superan los 2´5 centímetros de longitud. Son ovado-oblongas, cordadas en la base, pecioladas y glabras. Recomiendo ampliar las fotos para apreciar mejor los detalles.

En esta imagen se ven muy bien los detalles de las hojas. Sus curiosas flores, fotografiadas en junio, son zigomorfas con un solo plano de simetría y se llaman perigonios. Tienen forma de tubo amarillento recorrido longitudinalmente por líneas pardo-moradas con el extremo ensanchado y vuelto hacia abajo como una pequeña capucha. En el borde de la abertura de la flor y en su interior hay abundantes tricomas.

 Las flores de unos 2 centímetros de longitud son solitarias, axilares, pedunculadas y ginandras, es decir, son hermafroditas con los órganos sexuales masculinos y femeninos soldados entre sí. En la parte baja ensanchada del tubo está el androceo con seis estambres en su interior los cuales rodean al pistilo con el que están soldados y justo por debajo hay un engrosamiento del pedúnculo llamado gineceo que contiene el ovario dividido en seis compartimentos. La flor de la imagen fué fotografiada en abril.

Frutos de Aristolochia bianorii en forma de cápsula con seis valvas. La foto fué tomada a finales de junio.

Detalle de un fruto umbilicado en el centro con las seis valvas que contienen las semillas. Comparándolo con la yema de los dedos se aprecia mejor su diminuto tamaño.



1 comentario: