banear

domingo, 11 de marzo de 2012

Romulea assumptionis, una enanita coqueta

La pequeña Romulea assumptionis es un endemismo tirrénico de la família de las Iridaceae. Vive en las Islas Baleares y en las Îles d’Hyères cerca de Marsella. Por regla general suele crecer en los claros de las garrigas mediterráneas iluminados por el sol del mediodía. Comparte su hábitat con jaras, lentiscos, brezos, bruscos, esparragueras, gamones, aladiernos, merenderas, gageas, barlias, aetheorhizas, albaidas, fenazos, romeros, aulagas, olivillos, orquídeas, acebuches, encinas y pinos carrascos.

 Romulea assumptionis fotografiada en marzo el último día del invierno en una garriga de Algaida, municipio situado en el centro de Mallorca a unos 210 msnm. El sustrato donde está enraizado su bulbo está compuesto por tierra arcillosa y calcárea cubierta por una capa de musgos y líquenes que absorben la humedad del rocío y la transfieren al suelo facilitando la supervivencia de la pequeña Romulea. El bulbo es diminuto. Mide entre 7 y 10 milímetros.

El botánico Juan Rita Larrucea, profesor de la Universidad de las Islas Baleares, tras estudiar esta especie en profundidad pudo comprobar que la Romulea assumptionis crece indistintamente sobre suelos litorales muy secos como los de la Marina de LLucmajor, sobre suelos calcáreo-arcillosos más húmedos del interior de Mallorca como la de la foto, sobre suelo arenoso en la península de Artá e incluso sobre sustratos saturados de agua en la alta montaña mallorquina. Las variaciones en el sustrato no alteran su fenotipo que en todos los hábitats es siempre igual.

 Romulea assumptionis en un medio totalmente diferente a la anterior, la arena acumulada entre las grietas de unas rocas litorales a unos escasos cinco metros del mar en pleno Parc Natural de Mondragó, situado en la costa Este de la Isla de Mallorca. Se ven muy bien sus hojas filiformes de sección cilíndrica recorridas por estriaciones en toda su longitud.

Otra Romulea assumptionis sobre arena litoral a principios de marzo.

 Dos Romulea assumptionis sobre la arena.

Hábitat arenoso y rocoso de las Romuleas anteriores.

Hasta hace pocos años era considerada un endemismo estrictamente balear, pero en abril de 2004 un grupo de botánicos franceses, estudiando la flora de las Îles d’Hyères, encontraron una Romulea con una fenología atípica muy parecida a la Romulea columnae que en un principio les hizo pensar en una posible hibridación. Sin embargo posteriormente descartaron esta posibilidad al constatar que, mientras los ejemplares de Romulea columnae presentes en las islas ya estaban liberando las primeras semillas, esta Romulea estaba iniciando la floración con una clara separación cronológica de dos meses entre ambas floraciones, lo que hacía imposible su hibridación. Para más información sobre el hallazgo recomiendo consultar este artículo: http://www.portcrosparcnational.fr/upload/rscientifique/Article21_5.pdf 

Visión lateral de una flor de Romulea assumptionis. Su única flor se abre en el extremo de un tallo que no supera los 11 centímetros. Suele florecer desde principios de marzo hasta mayo.

Como ya dije en un artículo anterior (Adoran al dios Sol), la Romulea assumptionis es un ejemplo de heliofilia extrema. La polinización de su única flor depende tanto de los insectos diurnos que sólo abre los tépalos si sus sensores de luz detectan suficientes rayos ultravioleta incidiendo sobre ella. Sabe que sus polinizadores solo verán su flor si ésta es iluminada directamente por el astro rey. Las venas violetas de sus tépalos orientan a los polinizadores hacia los órganos reproductores de la flor donde encuentran una gotita de néctar como premio a su inestimable contribución. Durante todo el año la diminuta Romulea va acumulando nutrientes y energía en su pequeño bulbo subterráneo con la única finalidad de producir una sola flor y asegurar así la supervivencia de la especie. No puede malgastar energía inutilmente ni puede poner en peligro a su descendencia. Su pequeña flor siempre está orientada hacia el mediodía. Si cerca de ella crecen pinos carrascos, acebuches o encinas que le hacen sombra durante la mañana, su flor espera pacientemente a los rayos solares del mediodía para abrir sus tépalos. Los días nublados su flor permanece cerrada hasta que mejora el tiempo. Si consigue ser fecundada el primer día, por la tarde se cierra y ya no vuelve a abrirse. En caso contrario se abre varios días seguidos hasta conseguir su objetivo.

 
La flor de la Romulea assumptionis es hermafrodita, actinomorfa y erecta. Mide entre 8 y 12 milímetros. Los tépalos son blancos con venas violetas y están unidos por su base formando un tubo. Los estambres tienen las anteras amarillas y el único pistilo es blanco y acaba en tres ramas estigmáticas profundamente bífidas con divisiones filiformes que no sobrepasan las anteras.

 El fruto es una cápsula de 5 a 11 milímetros.

Detalle de otra flor de Romulea assumptionis.

El género Romulea está integrado por 90 especies que se distribuyen principalmente por el Sur y Este de África, en especial en la provincia de El Cabo (Sudáfrica), donde se encuentran 70 especies, por el Suroeste de Europa, región Mediterránea y región Macaronésica (Canarias, Madeira y Azores). Todas las Romuleas son pues euro-africanas. Nuestro pequeño endemismo tirrénico hace 6 millones de años debió tener una distribución mucho mayor que la actual. A finales del Mioceno, durante el Período Messiniense, el Mar Mediterráneo se había secado casi completamente y el Sur de Francia y sus pequeñas islas costeras como las Îles d’Hyères, Córcega, Cerdeña, Islas Baleares, Sicilia, Malta, la Península Ibérica, la Península italiana, el Norte de África y la región Macaronésica formaban un todo contínuo con poquísima agua que las separase, de manera que durante el millón de años que duró aquel período tan seco las especies animales y vegetales pudieron expandir sus poblaciones a toda aquella vasta región. Cuando la cuenca mediterránea volvió a llenarse de agua, las montañas tirrénicas se convirtieron en islas y las especies quedaron aisladas. Así se entiende la curiosa distribución actual de la Romulea assumptionis.

Las hojas son filiformes, muy delgadas y agudas, de entre 30 y 100 milímetros de longitud y menos de 0´8 milímetros de anchura y se disponen en un solo plano formando un arco sobre la tierra como las aspas de un abanico. Su color es verde-grisáceo con tonos rojizos.


 Sus hojas filiformes de sección cilíndrica la diferencian claramente de la otra especie que vive en las Baleares, la Romulea columnae, cuyas hojas son aplanadas, más anchas y de un color verde intenso.



7 comentarios:

  1. Es una flor que me molesta un poco

    Es bonita, rústica, autóctona, no es invasora... no debería tener problemas con ella, pero es Iridacea

    De hecho es una de las Iridaceas con menos aspecto de Iridaceas que conozco

    y eso me chincha. Es una especie de trampa para incautos. Un croco, liliáce.... eeeeer, no.
    Las plantas buenas se parecen a su familias...

    pvaldes

    ResponderEliminar
  2. bueno, de hecho el croco tambiés es iridacea, croco malo... ya me has hecho picar XDDDD

    ResponderEliminar
  3. ¿Eres alérgico a las Iridaceae, pvaldes?

    ResponderEliminar
  4. Me encantan tus lecciones! Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Preciosa entrada, me encantan las Romuleas!!!!

    Salu2

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Juanjo. A mí también me encantan estas plantitas diminutas que cuando se miran de cerca son tan bonitas. Hasta el pasado sábado sólo había visto una flor de Romulea assumptionis en toda mi vida. El sábado participé en un taller sobre injertos organizado por el Parque Natural de Mondragó. Al finalizar aproveché para dar una vuelta por el parque y sobre unas rocas litorales a unos escasos 5 metros del agua encontré una numerosa población de estas plantitas en plena floración. No veas la alegría que tuve. Les hice un montón de fotos y estaba tan contento que se las quise enseñar a una pareja de alemanes que pasaban por allí y me miraban hacer fotos sin saber ni ver qué fotografiaba. Les señalé una florecilla con el dedo y no la veían. Cuando por fin la vieron hicieron exclamaciones de admiración en alemán y se llevaron a Alemania una docena de fotos como recuerdo de Mallorca. Un abrazo.

    ResponderEliminar