banear

domingo, 9 de septiembre de 2012

Las Cactáceas y sus flores: 1ª parte.

Los Cactus tienen unas flores muy llamativas con un diseño estructural y cromático de una belleza exquisita. La finalidad de sus vivos colores y el delicioso perfume que despiden es atraer a los insectos, murciélagos, pájaros, lagartijas y roedores que acuden golosos a libar, sorber o lamer el rico y abundante néctar del fondo de las flores, llevándose consigo el polen pegado a sus cuerpos hacia otras flores, facilitando así la polinización cruzada que evita la endogamia y asegura la supervivencia de las siguientes generaciones.

Hildewintera aureispina, originaria de Argentina y Uruguay, fotografiada en el Jardín botánico de Sóller en la Isla de Mallorca. (Recomiendo ampliar ésta y las siguientes fotos con un doble click para apreciar mejor los detalles).

Mismas flores anteriores. Las fotografías fueron tomadas en el més de agosto.

Flor de Hildewintera aureispina con el detalle de los órganos reproductores.

Echinopsis multiplex fotografiado en un pequeño jardín particular del municipio de Monte de Luna situado en la Isla de La Palma. Este cactus es originario de Bolivia, Argentina, Uruguay y Paraguay.

Dos flores del Echinopsis multiplex anterior. Las fotografías fueron tomadas en el mes de mayo.

Detalle de los órganos reproductores de una flor de Echinopsis multiplex.

Flor de Cleistocactus strausii de Argentina. La foto fue tomada en agosto en el Botanicactus de Ses Salines, situado en la costa sur de la Isla de Mallorca.

Echinocactus grusonii var. inermis de México fotografiado en septiembre en el Jardín botánico de Sóller.

Dos flores del cactus anterior.

Flor de Echinocactus grusonii var. inermis rodeada de la típica pilosidad lanosa que recubre el centro de este cactus.

Echinocactus spiralis originario de México (Puebla, Oaxaca), fotografiado en agosto en el Botanicactus de Ses Salines.

Flores del cactus anterior con un diseño cromático extraordinario.

Ferocactus glaucescens, llamado Biznaga, originario de México (Hidalgo), fotografiado en mayo en el Jardín botánico de Sóller.

Ferocactus horridus de México, fotografiado en septiembre en el Botanicactus de Ses Salines.

Flores como llamaradas de fuego del Ferocactus horridus anterior.

Una de las flores anteriores en detalle.

Espinas, capullo y flor de Ferocactus horridus.

Órganos reproductores de la flor anterior.

Ferocactus pringlei originario de México (Nuevo Leon, San Luis Potosi, Coahuila, Zacatecas), llamado allí Biznaga roja. 

Flores anteriores vistas de lado. Las fotografías fueron tomadas en septiembre en el Botanicactus de Ses Salines.

Ferocactus robustus de México, fotografiado en septiembre en el Jardín botánico de Sóller.

 Bellísima flor del Ferocactus robustus anterior.

Hamatocactus setispinus, originario de USA (Texas) y norte de México (Taumaulipas ; Nuevo Leon, Coahuila), fotografiado en agosto en el Jardín botánico de Sóller.

 Hermosas flores con el centro rojo de Hamatocactus setispinus, fotografiadas en septiembre.

Mammillaria compressa en mayo, originaria de México (Hidalgo, Querétaro, San Luís Potosí y Tamaulipas), fotografiada en el Jardín botánico de Sóller.

 Mammillaria spinosissima en mayo, originaria de México (Guerrero y Morelos), fotografiada en el Jardín botánico de Sóller.

 Corona de flores de una de las Mammillaria spinosissima anteriores.

Tres flores de Mammillaria spinosissima.

Capullos florales de Trichocereus terscheskii en octubre. Este cactus es originario del oeste de Argentina.
 
Capullos anteriores ya abiertos con dos abejas polinizadoras atraidas por el delicioso perfume de las flores.

 Bellísima flor de Trichocereus terscheskii.


4 comentarios:

  1. Hola Joan, está claro que su estrategia funciona también con nuestra especie, que las ha dispersado por todos los rincones del planeta. Yo también tengo un rincón para ellas en casa. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, los cactus, al igual que todas las plantas cultivadas, se han aprovechado de nuestro querencia por las flores vistosas y han proliferado como nunca lo hubieran hecho por si solos. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Los cactus me encantan, yo tengo varios, las flores son tan lindas. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Teresa, si un día viajas a Mallorca no te pierdas el Botanicactus de Ses Salines, es un paraiso para los amantes de los cactus. Un saludo

    ResponderEliminar