banear

jueves, 13 de febrero de 2014

Injerto ingles con lengüeta

Aesculus x carnea sobre Aesculus hippocastanum

Hace unos años en una tarde de compras en Alcampo entré en el departamento de jardinería de este centro comercial. En un contenedor de desechos habían tirado varios árboles "muertos" sembrados en bolsas de plástico negras. Algunos no estaban muertos de verdad, sólo "muertos de sed". 

 Fantástico ejemplar de Castaño de Indias en la Alhambra de Granada.

Uno de ellos era un Castaño de Indias, un árbol bellísimo que faltaba en mi jardín. Me pareció que seguía vivo, le hinqué la uña, vi que seguía verde bajo la corteza, me dio pena que lo tirasen sin darle una oportunidad, lo metí en mi carrito y me dirigí hacia la caja. 

 Flores del Castaño de Indias granadino, Aesculus hippocastanum.

Le dije a la cajera que lo había cogido del contenedor de desechos y que seguramente estaba muerto. Me miró con desconfianza, se fijó en las hojas resecas del arbolito, hizo una mueca extraña frunciendo el ceño, le pasó el escaner, comprobó el precio y me lo cobró. La verdad es que no me importó. Me había empeñado en intentar salvarlo y darle una oportunidad. 

 Otro Aesculus hippocastanum de flores blancas en el jardín de la Iglesia Rusa de la ciudad francesa de Niza.

Amplio paseo del "Jardin des Tuilleries" de París flanqueado por Castaños de Indias.

Bellísimo ejemplar florido de Castaño de Indias híbrido de flores rojas, Aesculus x carnea, en un jardín de París.

En cuanto llegué lo metí en un cubo de agua durante varias horas para que se rehidratase. Mientras tanto le busqué un buen sitio en el jardín donde pudiera crecer a gusto, cavé un buen hoyo y lo sembré. 

 Flores rojas de Aesculus x carnea.

Al cabo de un par de semanas por fin dio señales de vida y brotó vigorosamente. Nunca había visto un brote nuevo de esta especie arbórea y me sorprendió su abundante pilosidad, la cual actúa como un abrigo y protege la brotación primaveral de las peligrosas e impredecibles heladas tardías. 

Así bien calentito no teme al frío. La naturaleza se las sabe todas. No deja nada al azar. Lo tiene todo previsto.

Hace unos días fui a visitar a un paciente que tiene un hermoso jardín en la parte trasera de su casa con árboles imponentes. Me acordé de haber visto un Castaño de Indias de flores rojas en otra visita que le hice en mayo pasado y cuando ya me iba le pedí si me podía dar una ramita para probar de hacer un injerto a mi pequeño castaño. Me dijo que cogiera las que quisiera. Con una tenía suficiente. En cuanto llegué a casa, la mojé bajo el grifo, la metí en una bolsa de plástico y la guardé en la nevera. Al día siguiente me la llevé al jardín, preparé mi equipo de injertar y me dispuse a hacer el experimento, un injerto de tipo Ingles con lengüeta en este árbol de los Balcanes que nunca había injertado.

Dividí la ramita en dos partes. La de la imagen es el extremo apical.

Con el cuchillo de injertar corté su base en bisel.

Detalle del corte en bisel.

Luego le hice un segundo corte para crear una lengüeta.

Detalle del corte de la lengüeta.

A continuación hice un corte idéntico en una rama del patrón, es decir, de mi joven Castaño de Indias, de un grosor similar y acoplé o ensamblé los dos cortes, que encajaron perfectamente.

Detalle del ensamblaje, una lengúeta dentro de la otra, como si fueran los dos extremos de un enchufe.

Y así quedó el injerto.

Hace unos meses recibí un correo electrónico de una empresa alemana, Fleischhauer KG, dedicada a la fabricación y venta de material agrícola. Me lo mandaba Helga Beck, la secretaria del jefe, escrito en un perfecto castellano. Algunos de sus productos, Okulette y Flexiband, son cintas de goma para injertar en diferentes diseños.

Cintas de goma Flexiband.

En el email la amable Helga me decía: 

"Estimado señor Mundani (en su página no pone como se llama):

Hemos visitado su página web y estamos impresionados de la belleza de
las variedades que alberga su jardín.

La compañia Fleischhauer fabrica Okulette y Flexiband, precintos para el
injerto en rosales y árboles frutales asi como ornamentales, desde hace
más de 50 años y distribuimos nuestro producto en todo el mundo, etc, etc...

Quiesiera mandarle una cajita de muestras con nuestros productos si está interesado, por supuesto gratuitas. ¿A qué dirección puedo mandarlas?

El señor Fleischhauer quisiera saber si habla inglés...."

Intercambiamos varios correos. Me mosqueé al creer que intentaban venderme algo y le contesté que no me interesaba comprar nada. Helga me aclaró que sólo querían que probase sus productos y que les diera mi opinión. Unos días después recibí una caja con cientos de cintas y otros artilúgios para injertar. Me llegaron en septiembre y hasta ahora no he podido probarlos.

Cinta de Flexiband.

Necesité dos cintas para atar y cerrar herméticamente los cortes del injerto. Hay que enrollar la cinta tirando fuerte para que las superficies de la púa y del patrón contacten perfectamente y se produzca la unión. No hace falta hacerle ningún nudo. Basta con pasar el extremo de la cinta por debajo de la última vuelta.

Aquí podéis ver el otro injerto que le hice aprovechando el extremo proximal de la ramita.

Había visto en internet que un injertador de Marruecos rodeaba sus injertos con film de cocina en lugar de embadurnarlos con mástic de injertar y quise probar el invento.

Con las tijeras de podar partí en dos el rollo de film.

 La verdad es que fue fácil rodear todo el injerto y la púa con el film. De esta manera queda cerrado herméticamente y no puede deshidratarse.

La electricidad estática de este film lo mantiene en su sitio, pero por seguridad, dado el fuerte viento y la lluvia de estos meses invernales, al final lo até con un trocito de rafia verde.

Los dos injertos ya finalizados con el film sujeto con la rafia.

 Y aquí podéis ver mi Castaño de Indias al completo. Mide algo más de dos metros. Cuando florezca dentro de unos años dará flores blancas en las ramas propias y flores rojas en las dos ramas injertadas. Espero que los injertos agarren. En unas semanas lo sabré. Os mantendré informados.



21 comentarios:

  1. Me ha gustado tanto encontrar este blog que no puedo resistirme a dejar un comentario. Me encanta esta entrada, el mimo con que tratas a los árboles y lo bien que te has currado los injertos.
    Te sigo y volveré con más detenimiento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Juan eres un genio! Gracias por tanta información, expuesta, como siempre, de forma tan amena. Esperaremos pacientemente a ver esas flores blancas y flores rojas en tu Castaño de Indias. Que bien que lo rescataste de ese contenedor... la realidad es que en las grandes superficies no hay nadie que se ocupe de cuidar las plantas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, La Tabla. Bastante gente cree que las plantas son como muebles sin vida ni necesidades y como tales las tratan. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Toda una lección de jardinería. Ojalá agarren esos injertos. Tener un árbol que eche flores de dos colores distintos no es nada común.No he visto nunca este árbol y la verdad es que esos ramilletes de flores son una preciosidad.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pini. Si, las flores son muy bonitas. Confío en que al menos uno de los dos injertos agarre. Ya os contaré. Un cordial saludo.

      Eliminar
  4. Una lección magistral, como siempre ¡enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sergio. Eres muy amable. Un cordial saludo.

      Eliminar
  5. Magnifico injerto Juan, seguro que va bien!!!

    ResponderEliminar
  6. Juan, es un árbol que me encanta y si consigues los dos colores será maravilloso. Besos.

    ResponderEliminar
  7. En la Alameda en Vigo hay unos ejemplares de castaños de Indias preciosos,enormes pero en unos alcorques escasisimos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los árboles urbanos son verdaderos campeones de la supervivencia, ya que se ven obligados a vivir sin tierra ni agua con las raíces aprisionadas en una cárcel de cemento y asfalto. Se les trata como muebles y son seres vivos.

      Eliminar
  8. Hola Juan
    Estoy releyendo tus artículos y este me ha satisfecho especialmente, quizá por el hecho de que en él se salva un árbol.
    ¿Sigues usando el sistema de tapar con film de cocina, o es mejor el mastic?
    Una abraçada
    Juanma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juanma:

      Muchas gracias. La verdad es que los dos sistemas son igual de buenos.

      Una abraçada.

      Eliminar
  9. Hola, Juan:
    Tengo curiosidad por saber cual fue el resultado de este injerto inglés.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gregorio:
      Pues por desgracia cuando las yemas empezaban a brotar de pronto se secaron. Tal vez la causa fue que hice los injertos demasiado pronto. Debí guardar las estacas en la nevera en hibernación hasta finales de marzo o principios de abril y entonces realizar los injertos. Tendré que probar otra vez.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  10. ¿Se secaron antes, o después de quitarles la sujección y los plásticos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pués entonces me temo que el problema no está en el tiempo en que se hicieron los injertos, sino en el tipo de injerto. No sé si recordará que ya le comenté que, después de varios fracasos con este tipo de injerto, mantuve la sujección a un injerto de Parra durante 2 años, y que ya bien desarrollada, al quitarle la sujección, simplemente se despegaron el patrón y el injerto, y se secó.
      Un cordial saludo

      Eliminar