banear

sábado, 5 de abril de 2014

Zaragoza, con el Ebro y el Pilar, era una de mis asignaturas pendientes

Y encima la conocí acompañado de personas fantásticas

Este pasado enero Antonio Ordoñez me invitó a la Asamblea Nacional de Biodiversidad Virtual casi con timidez, como si esperase un nuevo NO por tercer año consecutivo. Desde mi última negativa del año pasado casi no me había dirigido la cyber-palabra, sin duda ofendido por mi reiterado desprecio. Esta vez sin embargo le contesté que me lo pensaría, que hablaría con Matilde, la coordinadora territorial en Baleares. Fue ella quien al final me añadió a la lista de asistentes. Cuando Antonio, Vicepresidente de la Plataforma ciudadana Biodiversidad Virtual y Director del proyecto Fotografía y Biodiversidad, me vio en la lista, no tardó en felicitarme por mi decisión. 

Unos días después recibí un nuevo correo suyo con una petición: "¿Nos escribirías algo en forma de cuento para rememorar el millón de fotos para la revista BV News 8?" ¿Un cuento infantil?, vaya compromiso, nunca he escrito un cuento para niños. - pensé yo. "Lo intentaré y si sale algo medio potable te lo digo." - le contesté a los pocos minutos sin mucha convicción.  

Me senté ante el ordenador, abrí una ventana nueva de Word y me pasé veinte minutos escribiendo y borrando palabras. No me venía la inspiración. ¡Qué difícil! "A ver, tío, ponte tranquilo, intenta pensar como un niño, en cómo les contarías a un grupo de pequeñines lo del millón de fotografías." Llené mis pulmones a tope para cargar el cerebro de oxígeno y de pronto me vino una idea. "Ya está, humanizaré a los seres vivos y les haré hablar como si compitieran entre ellos por ganar un concurso." Lo escribí de un tirón, les mandé el texto a los "jefes" y les gustó. Lo podéis leer junto a otros temas muy interesantes acompañados de excelentes fotografías en la última revista editada por la plataforma ciudadana. Os va a gustar. Aquí tenéis el enlace: BV News 8


La Catedral de Nuestra Señora del Pilar se me antojó un edificio bellísimo. Le noté un cierto aire oriental y a la vez árabe, como si fuera una mezcla de arquitectura barroca, rusa ortodoxa y mudéjar.


Su situación a escasos metros del Ebro acrecienta su belleza. Aquel domingo de marzo el cielo estaba nublado. De haber estado despejado, la foto de la Basílica-Catedral, sobre un fondo azul celeste e iluminada por los poderosos rayos del sol de primavera, hubiese sido todavía mucho más hermosa.


El Ebro estaba calmo y sus aguas reflejaban el gris del cielo con una ligera tonalidad verdosa por su riqueza en algas.


Espectacular puente de piedra que une las dos riberas del río. Siempre me han gustado los puentes, tal vez por su función de unir, enlazar, hermanar.


Aquel domingo, tras permanecer encerrados toda la jornada del sábado escuchando las ponencias y debates de la Asamblea, los dos "jefes" supremos, el presidente de la Plataforma José Manuel Sesma y el director del Proyecto Antonio Ordóñez, idearon una divertida gymkana fotográfica por las calles de Zaragoza en la que los casi 80 asistentes a la asamblea, divididos en grupos, debíamos fotografiar a un turista japonés, a una mañica vestida con el traje tradicional, la calva, la oreja y la planta de un pie desnudo de un contrincante, tres aves, tres mamíferos, tres plantas, tres invertebrados, el grupo saltando, el grupo con cara de pánico, el grupo bailando una jota, etc... Nos divertimos mucho. Tal vez lo más difícil fue encontrar un auténtico japonés. Todos los orientales que encontrábamos eran chinos o coreanos. En esta imagen, junto a la limpísima agua del Ebro, podemos ver a Matilde Martínez y a Amonio David buscando un gato para hacerle una foto. En una ciudad tan grande ningún grupo fue capaz de encontrar un minino. Sólo encontramos perros.


Detalle del puente con este saliente en forma de espigón que le da estabilidad y divide en dos la corriente del agua para que no empuje tanto los pilares de la estructura.


Detalle del saliente anterior con las piedras talladas perfectamente encajadas sin ninguna argamasa. Se ven numerosas gramíneas enraizadas entre las piedras. Esta forma de construcción sin cemento recuerda a las pirámides egípcias, incas y mayas y a la mítica ciudad camboyana de Angkor.


Mientras le sacaba estas fotos una avecilla negra con el pecho blanco se posó sobre la punta del espigón. 


En las riberas del Ebro crecen numerosos árboles adaptados a vivir con las raíces encharcadas por las aguas del río: álamos, abedules, olmos, etc... Mientras buscábamos japoneses y gatos vimos unas extrañas agallas en las ramillas de este chopo.


A diferencia de las agallas de los robles que suelen ser perfectamente esféricas, las de la imagen eran verrugosas con un aspecto repulsivo, como si de un tumor vegetal se tratase.


Agallas del chopo zaragozano, que vienen a ser un crecimiento anómalo y exagerado de las inflorescencias del árbol, provocado por las hormonas segregadas por la larva de un insecto de nombre científico Cortinaria tiliarum, que pica los capullos florales antes de su maduración, les inyecta hormonas de crecimiento tisular y de esta manera consigue que las inflorescencias crezcan como se ve en la imagen. En el interior de la agalla y protegida por ella la larva se alimenta de los tejidos de la misma y luego, tras la metamorfosis, agujerea el amasijo tumoral y emerge como adulto.


Detalle de los tejidos de la agalla. Su aspecto es realmente repulsivo. Ignoro qué son estas manchas amarillas: ¿polen?, ¿heces de la larva?, ¿sobreinfección de la agalla por algún hongo? Espero la respuesta de un experto.

Y aquí tenéis unas cuantas fotos de la Asamblea, algunas "robadas" a sus legítimos propietarios, que espero que no se enfaden:


Escuchando las ponencias y debates el sábado 29 de marzo. Creía que las nueve horas de asamblea me resultarían muy aburridas e interminables y fue todo lo contrario. Todas las intervenciones fueron tan amenas e interesantes que las horas me pasaron volando y me supieron a poco.


Antonio, no sabes cómo te agradezco tu insistencia para que acudiera a la asamblea. Conoceros fue para mí todo un placer y un privilegio. Sois todos fantásticos y como a mí me gusta decir, gente sanota, muy sanota. Te lo dije en Zaragoza y lo quiero repetir aquí: "Jamás aceptéis ayudas, donaciones o subvenciones de nadie. Es mucho mejor permanecer pobres, dignos y libres, que ricos, esclavos y de rodillas." En la imagen, sosteniendo a la mantis Bivi, la mascota de Biodiversidad Virtual, de izquierda a derecha Antonio Ordóñez, Teresa Ajenjo, José Pascual González y Antonio De La Nuez Latorre.


En la cena del sábado en un asador del centro de Zaragoza platicando amigablemente con Matilde Martínez y César Lopezosa.


En una amplia plaza de Zaragoza con José Manuel Sesma, el presidente de la Plataforma Ciudadana.


8 comentarios:

  1. Para mí este año el hecho de asistir a la asamblea con Joan fuen un lujo añadido.
    Gracias por la crónica Joan. Realmente lo pasamos genial.
    Cada año conozco socios nuevos y siempre son muy gratificantes e interesantes, tanto las ponencias como el encuentro.

    Matilde.

    P.S: Creo que la gymkana fotogràfica del domingo se va a tener que institucionalizar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Matilde. Lo mismo te digo, fue un lujazo asistir contigo y conocer tanta gente buena que ama la naturaleza con delirio. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Lo que pude disfrutar es dificil de cuantificar, espero la proxima con muchassss ganas. Un placer conocerte a ti y a todos. Un saludo
    Conchita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conchita, yo también disfruté enormemente y los dos días me supieron a poco. Jamás olvidaré el largo paseo por Zaragoza contigo. Nos habíamos perdido por el laberinto de la ciudad vieja, pero tal vez fue el destino que nos hizo perder para que tuviéramos tiempo de conocernos y que me presentases a Manuel Bernal Galvez. Un lujazo conoceros a ambos. Un cordial saludo.

      Eliminar
  3. Ha sido un verdadero placer compartir el fin de semana con todos vosotros y conocerte a ti, Juan. Lo único que siento es que nos queda un año para volver a repetir algo parecido aunque, quien sabe, lo mismo coincidimos antes en algún otro acontecimiento. Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un año pasa volando, Teresa. Si este año hemos sido casi 80, el año que viene superaremos los 100. También ha sido un verdadero placer conocerte a ti. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Un fin de semana intenso, un placer haber podido conocerte Juan (Conchita también va por tí) y una pena no disponer de más tiempo para haber charlado tranquilamente. Al menos ya nos ponemos caras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Alvaro, fue un placer ponernos cara y dejar de ser sólo cyber-amigos y una pena no haber podido charlar a gusto. Un abrazo.

      Eliminar