banear

lunes, 16 de marzo de 2015

Un día de injertos en Son Vivot

Injertos difíciles, poco frecuentes, raros, intergenéricos...

Este pasado domingo un grupo de amigos nos reunimos en el huerto de Jaume y Matilde. Se llama Son Vivot y es como un pequeño paraíso terrenal, un jardín botánico fantástico con centenares de árboles, arbustos y lianas de todo el mundo. Nos apetecía vernos para charlar un rato y reforzar así nuestra amistad y el motivo o escusa fue hacer unos injertos un tanto estraños sobre encinas de bellotas amargas. 

Injerto de encina de bellotas dulces sobre encina borde por el método tradicional de los viejos y sabios injertadores mallorquines.


Llorenç, un gran profesional de la agricultura y la jardinería, ha sido el protagonista de la sesión de injertos. Los injertadores mallorquines capaces de injertar encinas con éxito se pueden contar con los dedos de una mano y creo que todavía sobrarían dedos. Llorenç tiene los conocimientos, la sabiduría, la destreza y la paciencia para llevar a buen término un trabajo tan difícil.

 Ha empezado haciendo el injerto de encina de bellotas dulces sobre una encina borde de frutos amargos. En primer lugar ha podado todo el ramaje del pie o patrón dejando sólo las dos ramas principales. Después con unas herramientas especiales que sólo conocen y poseen los injertadores profesionales ha partido en dos el extremo de cada una de las ramas y en la raja o corte ha insertado dos estacas de encina de bellotas dulces que ha traido expresamente de su paradisíaca finca situada en la marina de Llucmajor llamada Sa Barraca Blanca.       

Aquí podéis ver la concentración del artista, mejor dicho, el artesano, el maestro injertador, procediendo a finalizar el injerto de la primera rama principal. Observar como realiza su obra de arte es todo un espectáculo. No tiene prisa, va paso a paso sin saltarse ningún detalle.

Seguidamente ha partido la otra rama del patrón con una herramienta especial parecida a una gran navaja de afeitar y un mazo de madera. Os recomiendo ampliar las fotos con un doble click para apreciar mejor los detalles.

No ha resultado nada fácil partirla, ya que las encinas tienen la madera muy dura y compacta.

Para mantener el corte abierto ha metido en él la parte posterior de la gran navaja.

Como ha hecho con la otra rama en ésta ha insertado dos estaquitas procurando que su corteza contacte y se alinee perfectamente con la corteza del patrón. Seguidamente ha procedido a embadurnar todas las heridas abiertas, tanto del patrón como de las estaquitas, con pasta selladora.

Un profesional como Llorenç no se puede permitir el más mínimo error.

 Todas las heridas han quedado bien curadas y herméticamente selladas.

Aquí se ven bien las dos ramas ya injertadas con dos estacas de encina dulce en cada una de ellas.

 El padre de Llorenç no se ha perdido ningún detalle. Aquí le podèis ver sentado en una silla que le ha traido Matilde, la anfitriona. Los dos perritos que abraza son Tilín de Sa Barraca Blanca y Fosca de Son Vivot.

  Biel Nicolau y Llorenç sonriendo satisfechos por el trabajo bien hecho. Como podéis ver el maestro injertador ha rodeado cada rama con un cucurucho de plástico y lo ha rellenado con tierra tamizada hasta cubrir completamente las estaquillas. A continuación ha regado la tierra.  

 El artista observando satisfecho su obra de arte. En la cesta guarda como un tesoro sus herramientas, las mismas que llevaba el viejo maestro injertador que le enseñó a injertar encinas. 


Injerto de castaño sobre encina con el mismo método tradicional mallorquín.


 Este tipo de injerto es una novedad en Mallorca. Como ya sabéis los castaños no soportan la cal de la tierra mallorquina, que les bloquea la absorción del hierro en las raíces, les provoca clorosis y los acaba matando a todos en unos meses o como mucho en unos pocos años. Así pues la única manera de poder cultivar castaños en Mallorca es injertándolos sobre un patrón de encina, perfectamente adaptada a la tierra caliza y a la sequía mediterránea. En el sur de Francia, con una tierra calcárea parecida a la mallorquina, hace ya siglos que injertan los robres y encinas con estacas de castaño.

 El año pasado Llorenç ya injertó con éxito una encina de Son Vivot con una pua o estaca de castaño. La que ha injertado hoy tiene el tronco muy grueso y ha pensado que convenía más injertarla por el método de Corona sin partir la madera. En la imagen podéis ver como rebaja en bisel una pua de castaño aprovechando la plataforma del patrón recién podado. 

 Joan Bestard y un servidor le observábamos admirados. 

 Tambien le observaba su padre, orgulloso de su hijo.

Hemos tenido mucha suerte. Las previsiones meteorológicas pronosticaban lluvias abundantes para este domingo, pero finalmente ha salido el sol y nos ha permitido hacer los injertos sin mojarnos.

 La parejita de enamorados, Fosca y Tilín, han jugado como locos todo el rato y sólo han parado las dos o tres veces que el señor Llorenç les ha cogido en brazos.

 Jaume de Son Vivot, Joan Bestard y un servidor observando fascinados el excelente trabajo artesano de Llorenç.

Después de hacer un corte vertical en la corteza de la encina ha insertado una estaca de castaño por la parte biselada. 

 La corteza no se quería despegar y Llorenç se ha ayudado con el mazo de madera para insertar la estaca entre la madera y la corteza, exactamente donde está la capa de cambium.

 Una vez insertadas las cuatro estacas las ha ajustado con un cerclaje de alambre y ha empezado a sellar las heridas con mástic de injertar.

Jaume le ha preparado un palito en forma de espátula para facilitarle el trabajo. 

 Detalle del injerto de castaño sobre encina ya finalizado.  

 El escenario del injerto.

 Como ha hecho en el anterior injerto en éste también le ha colocado un cucurucho de plástico. Jaume le ha echado una mano.  

Después de ajustar el cucurucho lo ha rellenado con tierra tamizada que ha regado seguidamente. Ahora sólo queda esperar unas semanas para ver los resultados que con toda seguridad serán exitosos.

Injerto de Microcitrus australasica sobre limonero borde por el método de Corona bajo bolsa de plástico.

Finalmente me ha tocado a mí hacer un injerto muy fácil de estaquitas del cítrico australiano Microcitrus australasica, llamado caviar vegetal, sobre un limonero borde nacido de semilla. Este arbusto austral va adquiriendo cada vez más fama desde que fue descubierto hace unos años por los chefs de alta cocina de los mejores restaurantes del mundo. 

 La única dificultad para hacer este injerto han sido las espinas como agujas que protegen las ramitas de este cítrico.

 No me ha quedado más remedio que cortar las espinas para poder manipular las estaquitas.

 El injerto de Corona en los cítricos se hace cuando entran en savia y la corteza se despega con facilidad.

 Aquí podéis ver como estoy despegando la corteza con la parte posterior del cuchillo de injertar. 

 En primer lugar he insertado dos estaquitas en la rama más delgada del patrón.

Después las he atado con cinta de injertar de la marca Borrull que se fabrica en Valencia expresamente para injertar naranjos, limoneros y mandarinos.

La primera rama ya está injertada.

Comenzando a injertar la rama más gruesa del limonero borde.

Las estaquitas se rebajan en bisel antes de insertarlas entre la corteza y la madera del patrón.

Insertando la última estaquita observado por Biel.

El paso siguiente consiste en cubrir las estacas injertadas con una bolsa de plástico transparente para evitar su deshidratación. Pasados unos 15 días se puede retirar la bolsa y cuando a finales de abril broten las yemas ya se podrán desatar los injertos. 

20 comentarios:

  1. ¡ Que buena lección ! Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Como ha dicho Teresa ¡una gran lección!
    Imagino que además de pasarlo bien, debes experimentar una gran satisfacción verlo cuando broten las primeras yemas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Montse. Efectivamente, cuando las yemas de un injerto brotan es como un pequeño milagro. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Ha Juan,escelente reportaje, mi enhorabuena desde la Mancha por ilustrarnos tu y tus amigos. Por cierto he visto que no le deja ninguna rama tirasavias por si el injerto falla, me parece demasiado arriesgado,aunque como son encinas brotarian chupones desde abajo supongo.
    Ah y que tal va tu injerto de raiz de castaña aquel que hiciste?? Muestranos fotos!! Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo: Mi amigo injertador profesional lo hace así, sin dejar ninguna rama tirasavias y le funciona. Como dices tu, en caso de fallar los injertos, las encinas rebrotan sin problemas. En cuanto al injerto de raíz, la verdad es que justo a los dos años, tras brotar con normalidad en primavera, el injerto se secó repentinamente. Mala suerte. La verdad es que fue un experimento muy bonito. Un saludo.

      Eliminar
  4. Tres urras por Llorens y por Juan, Maestros injertadores,
    Ahora viendo esta entrada en el blog me ha entrado (valga la redundancia) una gran duda, yo tengo trs citricos nacidos de semilla que quería injertar este año, pensaba hacerlo en mayo por chipo, ¿quizás es mejor que los haga ahora por corona como los que acabas de hacer?, Que me aconsejas?
    Una abraçada
    Juanma

    ResponderEliminar
  5. Simplemente decir: Gracies per ensenyar-nos el vostre art. Por otra parte comentar que en mi caso el injerto de corona de castaño sobre roble y encina me han crecido mucho el primer año, poco el segundo y no brota el tercero. Mis mejores esperanzas estan en un injerto llamado "four flap graft" (Mr. Google) que cicatriza muy bien y parece que sí brotará correctamente el tercer año. Repito gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la información, Ramón Roquer. Un saludo.

      Eliminar
  6. Hola hermano, la verdad que son unos maestros de los que leemos sus sabias ensenanzas. Muchisimas gracias por la jenerosidad de compartir, muy bien hecho. Aparte quisiera preguntarle algo y perdonen la molestia. Me regalaron 3 arboles sembrados en cartones para leche, miden como 15 pulgadas y necesito saber si es posible injertarlos con el mismo arbol de donde salieron las semillas. Gracias y perdonen..

    ResponderEliminar
  7. Los arboles son de aguacate, me olvide de mencionarlos, muchisismas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Anónimo. Por supuesto que puedes injertar tus jóvenes árboles de aguacate con yemas o estacas de su propia madre para conservar la variedad. Un saludo.

      Eliminar
  8. Aunque ya hace mucho tiempo de éste hilo quiero preguntarle, sr. Juan, por la mejor época para injertar fingerlime. Lo he intentado varias veces y no me han cuajado.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Aunque ya hace mucho tiempo de éste hilo quiero preguntarle, sr. Juan, por la mejor época para injertar fingerlime. Lo he intentado varias veces y no me han cuajado.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dependiendo de la zona donde vivas, puedes injertar el fingerlime desde finales del invierno hasta finales de la primavera (marzo-abril-mayo-junio)

      Eliminar
  10. Buenas tarde, lo siento por escribir como un indio pero escribo desde Francia. De antemano, gracias por todas las informaciones muy interesantes comunicadas a traves del blog. me gustaria saber si al final ha logrado bellotas dulces sobre la encina sobre ? Stéphanie Lemonnier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, los injertos ya dieron bellotas dulces el año pasado y este año vuelven a estar cargados de frutos. Un saludo.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar